Y como todos los últimos años pasa en Madrid, pasamos de ir sin abrigo a tener que ir cual yeti con pelos, plumas y lo más gordito que encontremos en nuestro armario. Madre mía qué frío hace! Ahora sí que sí da la sensación de...