Operación pañal

Hace poco hemos estado en la tediosa búsqueda del cole para Martina, y me sorprendió mucho, que en todas las reuniones de los distintos colegios, me dijeron que es un requisito prácticamente indispensable que vayan sin pañal. Yo ya lo sabía, pero me puso un poco nerviosa el hecho de que yo todavía no veía signos en la peque para quitárselo.  Así que empecé a investigar y a preparar el terreno para la operación.

Os voy a poner algunas claves del Método Montessori por si vosotros también habéis empezado con ella, y os pueden ayudar. Por aquí nos han venido fenomenal y parece que lo tenemos casi conseguido!

Dejar el pañal es un proceso natural y gradual: Debemos centrarnos en escuchar y percibir las señales relacionadas al control de esfínteres y el deseo de quitar el pañal. Nosotros, seremos los facilitadores del material necesario, pero serán ellos los que lo dejen de formal natural y gradual

Yo le compré unos pañales de aprendizaje a modo braguita, rosas,  monísimos, con Minnie y Cenicienta, que creía que cuando los viera le iban a encantar. Pero sorprendentemente, me dijo que no, que quería los normales. Así que no quise forzarla, y de vez en cuando se los enseñaba a ver si se los quería poner, pero no había manera. Hasta que un día una amiga mía vino a vernos, y le dijo que qué chulos y desde ahí no quería otros! Ella misma me iba poniendo los momentos en los que se veía preparada!

Organiza el baño para que tenga autonomía y fácil acceso a todo. Martina decía que no quería en el WC de mayores, y le compramos un orinal y de vez en cuando hacía pipí. Pero cuando le enviaron el de Mamás y peques fue cuando de verdad dio el paso. Yo creo que porque era igual que el de mayores, pero se sentía segurísima y súper autónoma. Y es que es una chulada, hasta hace ruido cuando “tiras” de la cadena.

Lee, canta y facilita que lo vean como un proceso divertido y natural. 

Nosotros le montamos una fiesta cada vez que lo consigue, y le decimos a Carloti lo mayor que es su hermana, y yo creo que eso le encanta.

Créales una rutina: En nuestro caso, ella sabe que lo primero que hace nada más levantarse es ir a hacer pipí y lo mismo antes de acostarse.

No tengas prisas, ni les obligues. Sólo conseguirás alargar más las cosas y dificultarlas. Creo que ha sido la base de nuestro éxito, hemos ido muy poquito a poco. Empezamos con los pañales de aprendizaje, y poniéndola en el orinal por la noche y por la mañana. Y cuando ya vimos que lo iba pidiendo y que estaba seco, fue cuando pasamos a las braguitas normales. De princesas eso sí, jajjajjaaj. Y llevamos una semana y de momento sólo hemos tenido una fuga. Me tiene alucinada! Ojalá siga así!!!

Dicen que es muy importante no dar marcha atrás para no marearles, así que nosotros los hemos dejado sólo para dormir!

Y lo que nos ha funcionado muchísimo es el tema de las recompensas. El orinal tiene un compartimento para meter pequeños premios. Nosotros metemos pegatinas, y siempre que hace pipí o popó se pone una!

Espero haberos ayudado a las que tengáis que empezar, y cualquier cosita, escribidme por instagram o por aquí y estaré encantada de poder solucionar vuestras dudas.

XOXO

Alba SF

Share on FacebookPin on PinterestTweet about this on Twitter
No Comments

Post A Comment