Nuestra escapada a Milán

Todos los años por nuestro aniversario, nos escapamos en pareja a ver alguna ciudad que se pueda visitar en un fin de semana, y este año la elegida fue Milán, la ciudad de la moda. Aunque mucha gente me decía que no tenía nada que ver, y que era bastante fea, a mí me gustó un montón. Así que os enseño nuestro recorrido y algunas recomendaciones por si tenéis pensado ir.

Llegamos al aeropuerto de Malpensa,  y de allí cogimos un tren que nos llevaba a la Estación Central, que estaba al lado de nuestro hotel.

Tuvimos un problema con el Hotel Boutique Duomo. Nos lo cancelaron a una semana de llegar, estando pagado y sin darnos ningún tipo de explicación. Y es que era la Milán Fashion week, y por lo visto cuando hay algún evento como éste, los hoteles te cancelan las reservas e intentan vender las habitaciones más caras. Así que no os lo recomiendo para nada.

Al final reservamos deprisa y corriendo en el Hotel Glam, que aunque era bastante normal, estaba genial localizado a 1 minuto a pie de la Estación y nos movimos a todos lados prácticamente andando.

Dejamos las maletas y nos fuimos a ver la plaza del Duomo, y nos sentamos en una terraza llamada Duomo 21 a tomarnos una copa con unas vistas impresionantes. Es muy típico de Milán que de 19h a 22h, cuando te pides una bebida te ponen sus famosos aperitifs, así que si podéis ir a algún sitio a probarlos.

La plaza del Duomo comunica con el teatro de La Scala ( uno de los teatros de ópera más famosos del mundo), mediante la Gallería Vittorio Emanuele II, así que fuimos a verla. Es un lugar con una arquitectura impresionante y llena de tiendas de diseñadores famosos, donde todas siguen la misma estética, con los carteles en negro y dorado. Hasta el McDonalds que hay dentro!

Y desde allí , nos fuimos andando al hotel para dormir por fin una noche del tirón sin niñas!

A la mañana siguiente, seguimos pateando sus calles. Fuimos a recorrer el Cuadrilátero de la moda formado por las calles Vía de Montenapoleone, Vía Manzoni, Via Sant Andrea y Vía Spiga, donde están las tiendas más exclusivas de la ciudad como Gucci, Prada o Valentino, con precios no asequibles por casi ningún bolsillo pero con unos escaparates dignos de admiración.

Para comer hicimos una parada en el restaurante Miscusi, donde eliges el tipo de pasta y te lo preparan con los ingredientes y salsas que tu quieras, muy recomendable.

 

Un heladito de postre en Venchi para rematar la comida hipocalórica que nos habíamos metido y nos fuimos de shopping.

Las opciones para comprar en Milán son infinitas, pero quiero recomendaros un outlet que está al lado del centro que se llama Dmag, que tienen un montón de chollos de firmas muy conocidas.

Ya agotados, nos fuimos a ver Navigli, la zona de los canales, que es chulísima y tiene un montón de ambiente. Nos tomamos una pizza riquísima en la pizzería Premiata  para terminar el día, que a las 8 de la mañana del día siguiente cogíamos rumbo a ver a nuestras princesas.

Así que fue una experiencia corta pero intensa. Un piacere Milano.

Y vosotras, habéis estado en Milán? Os gustó? Alguna recomendación que añadir?

Nos vemos la semana que viene con nuevo look.

XOXO

Alba SF.

Share on FacebookPin on PinterestTweet about this on Twitter
No Comments

Post A Comment